Divorcio inminente

Qué hacer ante un divorcio inminente

Ante un divorcio inminente, lo primero que se debe de hacer es mantener la calma.

Tal vez podamos sentir que nuestro matrimonio está llegando a su fin, pero si aún no ha terminado estamos a tiempo.

¿A tiempo de qué?

Siendo realistas debemos de aceptar que estamos a tiempo de salvarlo y mantenerlo o de aceptar la ruptura pero reconducirlo por el trámite amistoso.

La inminencia es relativa pues depende de la decisión de dos personas y nosotros somos una de ellas.

En ocasiones ambos cónyuges quieren el divorcio. En otras nuestra pareja es la que quiere divorciarse de nosotros o nosotros mismos queremos divorciarnos de nuestra pareja.

Todos los escenarios suponen una situación familiar comprometida. Mucho más aún si existen vínculos de patrimonio o hijos comunes.

Verlo como algo bueno o malo:

Una relación de pareja se forma de la nada y puede llegar a serlo todo, pero no existen garantías.

Divorcio inminente
Divorcio bueno o malo

No somos dueños de la otra persona ni su vida depende de la nuestra a pesar de poder estar casados.

Cada uno somos dueños de nuestra vida y decisiones y la pareja dura en tanto en cuanto confluye y se mantiene el deseo y decisión de seguir juntos en el proyecto común.

Hemos de dejar claro que en España tenemos derecho a casarnos pero también a divorciarnos.

Cada persona tiene una idea de relación de pareja y matrimonio y va cambiando y modulando al igual que todo lo demás con el paso del tiempo.

Es por ello que hay que tratar de no sólo mantener sino también adaptarse a las nuevas necesidades de la relación.

Divorcio como cambio de vida necesario:

Cuando por desgracia se debe de acudir a un divorcio se debe de mantener la calma.

Guardar respeto y contratar a los profesionales necesarios como para que la ruptura vaya a buen puerto y no se vaya de madre.

Si se nos va de las manos, las consecuencias pueden ser terribles tanto para nosotros como para nuestra pareja y todas las personas de nuestro entorno.

Un cambio de vida fruto del divorcio no es necesariamente algo destructivo sino que si entendemos que la relación ya no es posible, lo mejor es que ambos rehagan sus respectivas vidas.

¿Cuáles son las pautas?.

Si piensa que su matrimonio corre riesgo de divorcio inminente lo mejor como hemos indicado al inicio es que se trate directamente con el otro cónyuge.

Todos los matrimonios discuten. Todos los matrimonios tienen problemas, pero no tienen que ser forzosamente insalvables que de manera inminente acaben en divorcio.

Un problema pequeño necesita al menos una pequeña solución. Un problema grande necesitará una intervención y solución de mayor calado.

Lo que habrá que ponderar es si merece la pena el sacrificio y si verdaderamente es viable la recuperación de la relación de pareja.

No hay nada para siempre y cada persona debe de saber qué quiere y si es posible compatibilizarlo con lo que quiere el otro.

Es recomendable en caso de tener problemas de comunicación, recurrir a un profesional que nos ayude, lo más común y recomendable, un mediador de pareja.

Si ya estamos hablando de un divorcio insalvable a corto plazo, un abogado experto en divorcios express que nos ayuden a que sea amistoso de mutuo acuerdo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.