¿Cuál es la función del notario en un divorcio?

¿Cuál es la función del notario en un divorcio?

La función del notario en general es la de dar fe pública.

¿Qué es la fe pública?

Es la certificación con certidumbre jurídica de que un acto ha sido realizado en unos determinados términos.

Los documentos otorgados ante notario se denominan escrituras. Es por ello que una persona que acuda al divorcio ante notario tendrá una escritura de divorcio y no una sentencia de divorcio.

El notario de alguna manera es el testigo cualificado en derecho que deja constancia de un determinado acto jurídico.

En materia de divorcio se limita a comprobar la documentación y expediente de divorcio y elevar a público el divorcio en presencia de ambos cónyuges y el abogado interviniente.

El hecho de que los cónyuges tengan la seguridad jurídica de la firma ante notario y la obligación de intervención de abogado al que previamente a la firma o durante la misma le han podido preguntar cualesquiera dudas, supone la máxima garantía posible.

La función del notario en un divorcio express de mutuo acuerdo notarial por tanto es permitir a los intervinientes comprender la repercusión legal del acto que se otorga y certificar su consentimiento y por tanto dar validez al acto de divorcio.

Es curioso que la Ley dice que los cónyuges se ratificarán en su petición de divorcio por separado, pero en el Juzgado se suele hacer en la secretaría de manera conjunta (algunos Juzgados si lo hacen de manera independiente) mientras que la Notaria realiza la firma de cada uno de los cónyuges de manera simultanea en presencia del letrado, lo que desde nuestro punto de vista es la mejor opción con mayores garantías y transparencia.

Acceso a:

Divorcio express notarial en Madrid.

¿Qué me pregunta en el notario en la firma del divorcio?

El notario debe de dar fe, es por ello que no preguntará ningún tipo de cuestión íntima.

Evidentemente su trabajo consiste en leer y cerciorarse de que ambos intervinientes comprenden adecuadamente el contenido de la escritura de divorcio y entienden lo que están haciendo.

Debe de dar una apariencia de naturalidad y decisión libre y no condicionada.

Evidentemente el notario no podrá cerciorarse al 100% de que el consentimiento es absolutamente libre y sin condicionamiento pues eso sólo puede saberlo cada uno de los comparecientes en su foro interno.

No obstante, lo mismo ocurre en el Juzgado, pues en la ratificación judicial tampoco supone una mayor garantía.

Tanto en divorcio judicial como notarial la función es realizar un trámite por parte de dos personas adultas que toman una decisión madura presuponiendo que tienen capacidad para ello.

La certeza absoluta es imposible, al igual que es imposible la certeza de que cuando se casaron sí tuvieron conciencia absoluta de lo que hacían.

El notario puede preguntar sobre los términos del convenio regualdor para cerciorarse de que no sólo han entendido el contenido sino lo que supone en la práctiva dicho contenido.

A pesar de ello, el notario no preguntará intimidades, motivos de ruputra o cuestiones asimiladas.

Con cualquier duda, pueden consultar a nuestros abogados expertos en divorcios express notariales con servicio en Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.