Convencer a mi pareja para evitar el divorcio

Convencer a mi pareja para evitar el divorcio:

Qué puedo hascer para intentar convencer a mi pareja de que se divorcio o de que no lo haga
Convencer para divorcio

Cada persona tiene derecho a tomar sus propias decisiones. Si una persona quiere casarse con otra evidentemente necesita la voluntad concurrente de ambas partes, pero, ¿ocurre lo mismo cuando alguna de las partes quiere el divorcio?. ¿Hace falta una o la concurrencia de la voluntad de ambos cónyuges en la decisión?. Existen dos posibilidades:

  • Divorcio de mutuo acuerdo: Es imprescindible que los dos esposos estén de acuerdo en tramitar el divorcio en ejercicio de su libertad de determinación. Se puede proponer, aconsejar… etc, pero en ningún caso presionar, intimidar o coaccionar. La linea de una actitud y otra en ocasiones es muy pequeña y al tener ambas partes versiones subjetivas que en muchos casos son totalmente diferentes y lo que para una parte es una amenaza no lo es para la otra. Cabe reseñar algo que es muy frecuente que es la situación en la que uno de los cónyuges propone el divorcio amistoso e indica que de no aceptar las condiciones emprenderá la vía judicial contenciosa; esta situación es perfectamente legal pues en ningún caso el ejercicio de la vía judicial es algo ilegal o intimidante.
  • Divorcio contencioso: Se trata de un divorcio instado por uno sólo de los cónyuges en contra del otro. En estos casos se declara el divorcio por la mera petición de una de las partes denominada demandante esté conforme, o no, la otra parte demandada no podrá oponerse pues la declaración de divorcio será estimada sin que pueda hacer nada por remediarlo a no ser que el cónyuge demandante se “eche atrás” antes de la celebración del juicio de divorcio. No es posible oponerse a la petición principal de divorcio, pero sí realizar la petición que considere conveniente respecto de los demás hechos controvertidos: Atribución del uso del domicilio familiar, regulación respecto de los hijos, pensión compensatoria.. etc.

Recomendación de abogados:

Jurídicamente la recomendación es para la persona que propone el divorcio de mutuo acuerdo que sea razonable en su petición y no pretenda un resultado que le sea mas favorable para si mismo que para la otra parte, que se deje claro el plazo que se otorga a la otra parte antes de proceder a la demanda contenciosa, lo que no es algo malo, se intenta evitar, pero depende de si la otra parte acepta la tramitación de mutuo acuerdo y de si ambas partes son capaces de ponerse de acuerdo en las condiciones. La recomendación para la parte a la que se le propone el divorcio es que tienda a aceptarlo, que no pretenda perjudicar a la parte que se quiere divorciar para hacerle gastar mas tiempo y dinero en la tramitación. No se puede retener a nadie en un matrimonio que no quiere tener y jurídicamente sólo se alarga algo innecesariamente y se avoca a una tramitación mucho mas traumática.

Recomendación de psicólogos:

Psicológicamente la única recomendación adecuada es que se sea generoso con uno mismo y nuestro cónyuge en la ruptura y que se permita que se realice de la manera mas sencilla y menos destructiva posible. En muchos casos el mayor problema es la reticencia de una de las partes por no aceptar la ruptura, lo que supone un proceso emocional interno de asimilación que puede ser necesario pero que no debería de ser un obstáculo para la tramitación pasado un tiempo razonable de reflexión. Hay que tratar de tener paciencia y comprensión con la otra parte pues es la persona que en su día decidimos para compartir la vida y no es justo que en el momento de dejar la relación se le trate de una manera injusta por reproches, rabia o problemas que hayan podido deteriorar la relación.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.