Efectos secundarios del divorcio

Efectos primarios y secundarios del divorcio

El divorcio no es como un medicamento y por ello no tiene propiamente efectos secundarios.

Existe una situación personal de carácter individual de cada uno de los novios antes de contraer matrimonio y después de la celebración existirán por un lado la vida individual que de cada uno de ellos se mantiene y también una que nace conjunta derivada de la institución matrimonial.

Lo que si que tendrá son dos tipos de consecuencias, las legales y las personales.

Efectos primarios:

El principal efecto del divorcio es la disolución del matrimonio por causa de divorcio.

Efectos secundarios o accesorios:

De manera accesoria o secundaria habrá que regular todos y cada uno de los vínculos matrimoniales:

Bienes y deudas:

Gestión, administración y reparto de bienes y cargas.

Paternofiliales:

Respecto de los hijos los derechos y obligaciones de cada uno de los progenitores respecto de los hijos. Tanto patria potestad como guarda custodia. Régimen de comunicación y visitas y pensión de alimentos.

Efectos legales:

Básicamente las consecuencias del divorcio son legales, o lo que es lo mismo jurídicas puesto que de manera principal o accesoria regula con una resolución judicial cada una de las esfera del matrimonio después de la ruptura.

Efectos personales:

En lo que respecta a los efectos personales, realmente no existe ninguna consecuencia obligatoria pues en la vida real los cónyuges después del divorcio pueden seguir relacionándose libremente como consideren mas oportuno, dentro del evidente respeto al otro cónyuge y todos los demás.

Ya no existe el abandono de hogar en España por lo que casadas o divorciadas dos personas pueden hacer la misma vida en su intimidad personal y capacidad de regir su propia persona y cada una de sus decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *